¿Cuáles son los retos de los profesionales del tarot para generar confianza? Fiscalidad vs economía sumergida

El tarotista y vidente profesional y vocacional tiene ética y moral. De hecho, la principal misión del tarotista es ayudar a la persona que consulta. Muy contrariamente a lo que se cree, el cliente no corresponde a un perfil económico bajo, hay clientes del sector médico, jurídico, político, que recurren al oráculo del tarot.

El mayor volumen del mercado del tarot se desarrolla en las consultas telefónicas, pero, ¿qué ocurre si se llama a un teléfono de alguien que se anuncia, y se da con un falso profesional que pide la voluntad, o sin un precio claro y definido? ¿O qué ocurre cuando se recurre a un tarotista o vidente, con un problema que promete resolverlo con unas sumas importantes de dinero?: que se está, lógicamente, ante un potencial estafador.

La posibilidad de que cambien el futuro a una persona es muy atractiva, y si esta tiene dinero y necesidad de ello, algunos clientes que tienen el dinero y la esperanza de ver resuelto su problema buscan este tipo de servicio. No es que la culpa sea del consultante o cliente con la necesidad, sino que los estafadores existen porque los clientes demandan este tipo de servicios, que no ofrecen las empresas serias de tarot y videncia. Este tipo de profesionales no suelen pertenecer a gabinetes o call centers registrados legalmente, suelen ser brujos, chamanes o personas con un nombre que han dejado la ética y moral bastante lejos de su profesión. Se suelen dar a conocer por los foros de opinión, del boca a boca, a través de personas que les ayudan a ello, o incluso de clientes satisfechos con sus servicios. Si se anuncian abiertamente no suelen ser del país, suelen ser latinoamericanos. El tarot y la videncia están lejos de todo esto.

Cambiar el futuro es un tema controvertido, cuanto menos, y que da para escribir mucho, pero los trabajos de hechizos, enamorar a una persona que no te ama, recuperar una pareja, curar una enfermedad, son un sector que si bien utilizan como trampolín de entrada el tarot y la videncia, el fin que persiguen es el enriquecimiento rápido con gente que cree. Y es cierto que la fe mueve montañas y que eso hace que en diversas ocasiones consigan resultados, pero no por el vidente o chamán. Ellos suelen jugar un papel de generadores de fe en sus predicciones. Pero a veces fallan. Comparar el sector del tarot con ese tipo de prácticas, es como compararlo con los sanadores que curaban con técnicas no médicas – el doctor galleta, por ejemplo. Se vista de vidente, de tarotista, cartomante, médico de medicina alternativa, o de santero, un estafador es aquel que se enriquece a costa de un engaño a otra persona aprovechándose de su necesidad o problema, en muchos casos psicológicos.

En SuerteYa han atendido multitud de consultas de personas que vienen a contrastar con uno de los profesionales de sus gabinetes, si realmente precisan gastarse una suma importante de dinero para un hechizo o conseguir un fin que le han propuesto en uno de estos sitios, con importes muy elevados. Sus profesionales siempre le recomendarán no creer en esos medios, y les harán las predicciones y consejos necesarios, para sacar a la persona de ese estado de ansiedad, mostrándoles lo que las cartas o videncia dicen realmente, y teniendo en cuanta que las personas podemos con nuestras decisiones y actitudes cambiar lo que un momento parece un futuro cierto. No es conseguir lo que se quiera, es conseguir vivir en armonía con los acontecimientos que vienen y tratar de prevenir problemas que nuestro camino tiene actualmente marcado. Todos pueden poner su futuro más a favor. Eso es lo que hace un profesional, pero sin enriquecerse rápidamente a costa de la necesidad del consultante cliente. Respecto de la legislación española, esta no contempla como negocio lícito aquel que no tiene precio definido, que busca un enriquecimiento injusto y causando un perjuicio patrimonial. 

La obligación de tributar para ejercer de tarotista

Cualquier actividad que se realice debe de declararse y tributar por ella, y si es habitual se debe estar dado de alta en la Seguridad Social. A esta norma no se escapa cualquier tarotista o vidente que se dedique a ello. En SuerteYa y en otras empresas de tarot, todos los profesionales son autónomos de este sector y, por tanto, emiten sus facturas con el IVA y retención del IRPF que les corresponda, y que periódicamente declaran a Hacienda. Un contrato mercantil regula la normativa y praxis durante el tiempo que estén en nuestras líneas, evitando estafas, robo de datos y ofreciendo un marco jurídico-administrativo fiable que hacen que SuerteYa ofrezca unos servicios de profesionales regulados y legales, que consiguen que este sector esté más profesionalizado.

Hoy en día cada vez son más las empresas que buscan profesionales autónomos dentro del sector. Existe la creencia interesada que la verdadera videncia no está sujeta a trabajadores que están en líneas de tarot. Eso no es cierto. Un buen profesional es un buen profesional, trabaje por su cuenta o perteneciendo a una empresa. Eso es tan absurdo como decir que solo son buenos los médicos que trabajan por libre. Sin embargo, este bulo da pie a que particulares que no trabajan de manera legal, tengan un supuesto y falso valor añadido, en contra de los que contratan las empresas. También existe la falsa creencia de que la ley no obliga a estar dado de alta en la Seguridad Social si no llegas al S.M.I. y eso confunde mucho a profesionales de este sector.

La ley establece la obligatoriedad de estar dado de alta en la habitualidad de la actividad, no la refiere al salario mínimo. Sin embargo, es cierto que en jurisprudencia – no confundir con la ley – se han dado la razón normalmente a aquellas personas que llevando su caso a los tribunales han conseguido una sentencia favorable, debido a unos ingresos paupérrimos. Pero para ello, hay que tener en cuenta que ya se está sufriendo la multa y presión de una Seguridad Social acreedora, con avisos de la generación de multas e intereses de demora, y posiblemente inspeccionada por Hacienda. Hay que buscar un abogado, pagarlo, pleitear y ganar: la seguridad social no paga los gastos nunca, aunque pierda. Que cada cual juzgue por sí mismo.

Aunque es muy difícil dar cifras exactas, basándonos en el conocimiento de tantos años en el sector, se estima que más del 75% del volumen económico que mueve el mismo no se declara ni tributa en España. No se refiriere a las empresas españolas de tarot que cumplen con sus obligaciones fiscales. Se refiere al volumen global, teniendo en cuenta particulares de nuestro territorio nacional que no declaran, como también los extranjeros que se llevan el capital fuera – empresas en otros países no comunitarios, empresas trampa y estafadores solitarios. Por otra parte, con la aparición del Bizum entre particulares, muchos tarotistas a título particular y sin estar dados de alta ni en Hacienda ni en la seguridad social, mueven sus operaciones a través de este medio, para evitar el control fiscal del TPV, los costes de comisiones de uso que se contratan a través de empresas interpuestas, ya que el banco deniega su contratación, y creen estar a salvo del fisco, sin darse cuenta de que Hacienda, a partir de la publicación de la Ley 7/2012 de 29 de octubre sobre la prevención de fraude fiscal en nuestro país, el manejo de dinero en efectivo entre particulares permite inspeccionar y retener por volumen, aunque según los últimos datos que se han conocido, Hacienda va a unificar TPV y Bizum bajo el mismo epígrafe, con lo que a través de los modelos declarativos de bancos a la Agencia Tributaria, se daría a conocer todas las operaciones de tarjetas bancarias y Bizum a la misma, con las consiguientes inspecciones y sanciones para los que no declaran.

Por supuesto que el Bizum seguirá siendo una herramienta de pago extraordinaria para particulares, pero hay que distinguir entre Bizum de empresas, y Bizum entre amigos. El primero es una compra, que está libre de tributación al ser una adquisición, lo segundo es una donación que tiene que tributar como tal, y eso será noticia en breve y que podrá perjudicar y limitar tanto a clientes consultantes como a profesionales que van por libre sin declarar los ingresos.

La transparencia y la información son claves para encontrar al profesional de confianza

El prestigio del sector no está puesto en duda como técnica, pero las injerencias de falsos profesionales, las estafas no solo a clientes sino a profesionales, el robo de datos de tarjetas que proliferan en las ventas online, el robo de números de teléfono para la venta de SMS, y la difusa información que suele circular por los chats y foros, hacen que en el gran desconocimiento se genere desconfianza hacia todos.

Para que se tenga un referente, en España los tratamientos de adelgazamiento no requieren de personal cualificado, no hay un libro registro de profesionales, hay clínicas y hay herbolarios o farmacias que lo imparten. Y aunque, como en todas las profesiones siempre hay sus “garbanzos negros” no estar colegiados no repercute en que el sector sea ilegal. La única manera de evitar que las técnicas milenarias de adivinación perduren y se integren como pseudociencias es mejorar la información que se da a la gente, advertir de los peligros cuando te sales de los cauces normales, y una mayor persecución de la ciberdelincuencia.

La información correcta unida a una administración que actúe contra los engaños, dará lugar a una mejora del sector. En SuerteYa, están continuamente informando mediante publicaciones y artículos a los seguidores, curiosos o entusiastas de este sector, en los principales medios escritos y electrónicos, para contribuir a una limpieza necesaria en este sector tan vulnerable. A nadie se le obliga a creer en las artes esotéricas. Pero solo una reflexión: ¿realmente se conoce todo del ser humano? El tarot ayuda a muchísima gente y esto es un hecho. Salirse de las redes de engaño y estafa, solo es posible resolverlo con la información adecuada, y eso por desgracia es lo que falta. Hablar de tarot es como hablar de charlatanería. Curioso cuanto menos, cuando hasta la misma policía recurre a videntes para resolver casos. 

¿Cómo funciona la plataforma de SuerteYa y con qué parámetros se escoge a sus profesionales?

SuerteYa es una plataforma nacional que agrupa varios gabinetes de profesionales del tarot y la videncia cuyas características principales son contar con profesionales con contratos de colaboración, siendo todos ellos autónomos dados de alta en la Seguridad Social y Hacienda – no admite otro tipo de profesional.

En las cláusulas del contrato mercantil que se suscribe entre ambas partes, quedan recogidas las condiciones de garantía para ellos, la empresa y los clientes, haciendo especial hincapié en la ley de protección de datos, la buena praxis profesional, y en el conocimiento de la profesión que ejerce.

Para ello, deben superar una entrevista y se les hace un seguimiento de control de calidad mediante valoraciones de clientes adjuntos a la empresa, para vigilar las posibles prácticas ilegales o amorales que pudiesen producirse. Tiene más de 50 profesionales en colaboración, que se distribuyen por caché en los diversos gabinetes, muchos de ellos se anuncian en la plataforma de SuerteYa, lo que hace que los clientes puedan optar según su capacidad económica a diferentes precios en sus consultas, según las capacidades de los videntes/tarotistas, oscilando entre 0.33 €/ minuto a 2.00 €/ minuto de consulta, o dicho de otro modo, desde 10 € a 60 € media hora de consulta, según se puede elegir en su página web, siendo la más común y solicitada la de 1 €/minuto. Al margen de esto último tiene ofertas para dar a conocer nuevos valores, profesionales en promoción, fidelización, y campañas que abaratan aún más los costes.

En los comienzos y durante la pandemia han regalado, y siguen haciéndolo, consultas totalmente gratuitas o a precios muy reducidos, para ayudar a aquellas personas que han visto disminuir sus ingresos y necesitadas de seguir con sus consultas con algún profesional con el que han establecido confianza. Incluye una plataforma de cobros con los principales medios más modernos y con garantía absoluta, cumpliendo los estándares de seguridad bancaria, y una estructura funcional de atención al cliente que resuelve cuantas reclamaciones se presenten en relación con el servicio.

Relacionados

Ana Celeste proporciona ayuda a través del tarot

Desde sus orígenes en el siglo XIV, en muchas culturas el tarot sirve para consultar…

Los NFT revolucionan el mundo de los activos digitales, por YappaFi

El mundo digital se ha abierto al criptoarte como la última moda en la adquisición…

La plataforma telefonoeroticos.com ofrece diferentes opciones de líneas eróticas

Son muchos los adultos que acuden a las líneas eróticas para satisfacer sus deseos y…

¿Qué es la clarividencia y los videntes?

La clarividencia es una de las prácticas que más relevancia ha tomado con el paso…

La evolución del sector de las criptomonedas, de la mano de YappaFi

Aunque llevan presentes en el mercado más de una década, las criptomonedas se han hecho…

¿Cuáles son los beneficios del tarot para obtener respuestas en el amor?, por Ana Celeste

Las parejas se forman por 2 personas que sienten una atracción inicial; pero, a medida…

últimas noticias